Cargando Cargando...

Principios de la Universidad Mayor Sustento del que hacer académico

LIBERTAD ACADÉMICA

Adhesión a la autonomía, la libertad de enseñanza e intelectual, la participación de la comunidad académica, el respeto a la jerarquía que impone el conocimiento, la legítima autoridad y el ejercicio responsable de esta autonomía.

EXCELENCIA INSTITUCIONAL

Vocación para desempeñar las funciones institucionales con integridad, calidad superior y compromiso con el logro de los propósitos comprometidos, bajo estándares exigentes y el mejoramiento continuo.

VOCACIÓN PÚBLICA

Visión de la tarea educativa y de la generación, preservación y difusión del saber superior como un servicio a las personas y una contribución a la superación de los desafíos que enfrenta el país y la sociedad.

TRATO IGUALITARIO

Compromiso con la igualdad de oportunidades, respeto de estudiantes y funcionarios, y la aplicación de criterios objetivos de competencia, solvencia ética y respeto por las normas de la institución.

Directrices Estratégicas

Educación equilibrada

La universidad aspira a formar profesionales que cultiven sus propias potencialidades cualidades y aptitudes. Personas que no pierdan la capacidad de asombro y de crítica justa y constructiva; que fomenten la atracción por investigar, imaginar y crear; y que se sientan invitados a contribuir al establecimiento de mejores y cada día más propicias formas de interacción social.

La Universidad espera que ese desarrollo personal de sus estudiantes y de los profesionales que egresan, les permita enfrentar sus vidas y responsabilidades en forma equilibrada y con optimismo.

En suma, se espera formar personas que vivan su vida plenamente desde su bienestar personal y que dediquen parte importante a la búsqueda de su formación armónica y amplia en el aspecto intelectual. Así, la labor educativa va más allá de un simple proceso instruccional: se fomenta como parte de su gestión diaria, una efectiva interacción entre autoridades, académicos y alumnos, pues se considera eminentemente positivo y enriquecedor el desarrollo de una relación formadora, entre docentes y estudiantes.

Esta interrelación se enmarca en los propósitos de construir conocimientos, facilitando el encuentro y participación de los estudiantes en actividades que promuevan el intercambio de ideas y experiencias, en un plano de armonía y convivencia responsable.

Dentro de una educación equilibrada, también tiene un lugar de importancia el desarrollo de actividades deportivas, reconociendo la incidencia que tienen en la formación de la juventud y en el desarrollo de prácticas beneficiosas para la salud integral.

Una educación equilibrada procura que la formación de sus estudiantes les permita y los oriente a que las acciones que les corresponda emprender, en todos los planos de sus vidas, las desempeñen con honestidad, respeto, ajustadas a valores personales, familiares, sociales y éticos. También implica de manera preferencial la búsqueda de la excelencia en el logro académico.

Aspiramos a que nuestros estudiantes desarrollen el aprendizaje activo, donde ellos y ellas sean los protagonistas de su propio desarrollo y potencien la capacidad de emprender nuevos desafíos, puesto que para la Universidad es importante que sus egresados tengan mentalidad de pioneros más que de seguidores, donde la creatividad, la actitud proactiva y la flexibilidad juegan un rol vital.

Transversalidad en la estructura de los planes de estudio

El logro de una educación equilibrada obliga a establecer objetivos transversales en los planes de estudio. Entre estos se encuentra, la atracción por investigar; la vivencia de los procesos y principios de la ciencia; el saber valorar la importancia de la tecnología; la formación profesional centrada en los problemas contemporáneos y el ser emprendedor.

El logro de estos objetivos, no se consigue sólo con el aprendizaje de un conjunto de asignaturas, sino que requiere la formación de hábitos, destrezas, valores y la adquisición de estrategias a lo largo del tiempo. Es por ello, que nuestros planes de estudio están estructurados en líneas o áreas que cruzan longitudinalmente la formación de nuestros estudiantes y que permiten que el aprendizaje de nuestros alumnos se vaya acrecentando a medida que progresan en sus estudios.

Autoaprendizaje

El aspecto más desafiante del desarrollo actual es el avance del conocimiento. Parece inoficioso mantener la tradición de las estructuras curriculares donde se ha privilegiado la enseñanza fragmentada, enciclopédica y frontal. Reviste entonces particular importancia el hecho que, junto con la revisión y modernización curricular, tanto los estudiantes como los docentes realicen un esfuerzo importante por promover el aprendizaje autónomo.

Es necesario entonces entregar a los jóvenes, estrategias que les ayuden a desarrollar esta capacidad, introduciendo segmentos de sus asignaturas o incluso asignaturas completas donde el alumno trabaje con medios informáticos o complemente las clases presenciales con textos de autoaprendizaje, el desarrollo de proyectos, los trabajos con casuística, la resolución de problemas y las investigaciones que requieran la búsqueda y análisis bibliográfico, entre otras modalidades. Estas metodologías favorecen el autoaprendizaje, pero por sobre todo el aprendizaje activo.

Efectividad docente

La interacción permanente entre alumnos, profesores y autoridades es una de las piedras angulares de la institución y no se efectúa solamente en el contexto de la sala de clases, el laboratorio, el taller y las prácticas en terreno, sino que también a través de medios informáticos y los espacios recreacionales de la universidad.

Un aspecto importante de la efectividad docente lo constituye la retroalimentación oportuna al estudiante. La práctica de la respuesta oportuna y continua del profesor a sus alumnos con respecto a su proceso de aprendizaje contribuye decididamente al aprendizaje efectivo. Además, la Universidad mantiene un proceso continuo de revisión de sus planes de estudio y perfiles profesionales, que busca:

1) Poner a disposición de los estudiantes planes de estudio que respondan a los desafíos de los tiempos.

2) Traducir en sus planes de estudio la formación equilibrada que incentiva la institución.

3) Impregnarlos de un sello de dinamismo que impida su pérdida de vigencia y pertinencia.

4) Establecer perfiles profesionales competitivos.

5) Alcanzar elevados estándares nacionales e internacionales de manera de facilitar el tránsito de nuestros titulados a un ejercicio profesional o a estudios de postgrado en el país o en el extranjero, con la competencia profesional y solvencia académica necesarias.

Gestión y control de calidad

La Universidad Mayor ha entendido que la rigurosidad de la gestión universitaria, especialmente cuando se declara que la búsqueda de calidad es uno de los ejes institucionales, y el control de calidad de insumos, procesos y resultados constituye una necesidad ineludible. Por ello, ha introducido mecanismos de monitoreo de calidad que operan en forma permanente.

Algunos aspectos del monitoreo de calidad son:

  • 1) La evaluación de la función docente.
  • 2) La autoevaluación de programas y Escuelas/Carreras.
  • 3) El seguimiento de egresados y titulados.
  • 4) La acreditación de carreras ante organismos competentes.

El marco referencial del control de calidad institucional está provisto por la misión y visión de la Universidad y por un conjunto de estándares especialmente diseñados y están en coherencia con aquellos de reconocidos organismos nacionales e internacionales.

Se destaca la acreditación de carreras ante organismos competentes, tanto de índole nacional como es la Comisión Nacional de Acreditación (CNA) e Internacional Middle States Commission on Higher Education, los que se configuran como entidades acreditadoras de la calidad tanto a nivel institucional como de escuelas y carreras.

El Currículum Mayor (CMY)

El CurrículumMayor (CMY) es una estructura curricular reconocida internacionalmente por su visión innovadora en la formación equilibrada de los estudiantes. Incorpora las actuales tendencias curriculares en la educación superior a nivel mundial, ajustando la formación de profesionales a los requerimientos de una educación actualizada y equilibrada, formando competencias genéricas fundamentales para desenvolverse en la realidad actual. Además, provee una experiencia significativa de transformación personal a sus estudiantes en el transcurso formativo de la etapa universitaria, resguardando debidamente todas las dimensiones en que ha de implementarse la educación de nivel superior.

El CurrículumMayor se constituye como una estructura curricular que aspira a que los estudiantes, al momento de graduarse, hayan desarrollado competencias cognitivas, comunicativas, científicas y tecnológicas y una visión ética humanista del mundo de acuerdo a su profesión y al medio cultural en el cual se desenvuelven, las que utilizadas en un contexto global con creatividad, responsabilidad, solidaridad y actitud emprendedora contribuyen a su desarrollo personal y al de la comunidad en la que están insertos.

En esta estructura curricular, para lograr desarrollar en el proceso formativo de los estudiantes las competencias señaladas, se integran los dominios de las competencias sellos y las competencias genéricas. Las primeras comprenden: emprendimiento y gestión con responsabilidad social, y las segundas: comunicación efectiva, autoaprendizaje, desarrollo personal, ética y pensamiento crítico.

El CMY se estructura en dos coordenadas: Bloques Curriculares y Áreas de Formación, las cuales ordenan las actividades de aprendizaje según su naturaleza y modalidades en tres instancias del desarrollo de los estudiantes.

Las primeras coordenadas son Los Bloques Curriculares, que son ciclos de formación curricular que integran las actividades siguiendo la complejidad y especialización creciente hacia la formación profesional. Son cuatro en general (tres en el nivel de Pregrado y uno optativo en el nivel Especializado o de Postgrado) según corresponde al contexto de cada Escuela/carrera:

Currículum Mayor Inicial

  • Conforma el fundamento para abordar las disciplinas que conducen al futuro ejercicio de la profesión. Esta etapa provee competencias iniciales en un campo del saber superior. Dependiendo de la carrera o programa específico, se completa esta etapa formativa en alrededor de dos años desde el inicio de los estudios.

Currículum Mayor Disciplinar

  • Fundamenta los estudios teóricos disciplinares, los cuales enlazan los aspectos de índole más fundamental del CurrículumMayor Inicial con aquellos que se abordan posteriormente en las actividades docentes profesionalizantes [Currículum Mayor Profesional]. Estas disciplinas se enmarcan y sustentan con los temas relacionados al ejercicio profesional.

Dependiendo de la carrera, finaliza esta etapa en un período de dos a tres años, luego del ciclo inicial, habilitando al alumno para recibir el Grado de Licenciado en una disciplina o campo del saber superior y la Certificación Universidad Mayor. En la carrera de Medicina y en las carreras de Educación se certifican, además, las competencias del Perfil de este nivel.

Currículum Mayor Profesional

Integra los estudios finales del nivel de pregrado que se relacionan directamente con los principios, saberes, prácticas y competencias específicas y genéricas propias del ejercicio de la profesión. Dependiendo del programa específico, esta etapa formativa se lleva a cabo en un período de uno a dos años, luego de la Licenciatura, habilitando al estudiante para recibir el Título Profesional en un campo específico, asociado al accionar de una profesión, y a la Certificación de la Universidad Mayor.

Currículum Mayor Especializado o de Postgrado

Es una etapa optativa en la cual el estudiante profundiza o se especializa en el campo disciplinario o profesional, incursionando en los mecanismos de generación del conocimiento o en el desarrollo de proyectos aplicados o una actividad equivalente. En algunas de las carreras puede avanzarse desde el CurrículumMayor Profesional. Dependiendo de la carrera, esta etapa se realiza en un período aproximado de uno a dos años, luego de la Titulación Profesional (o Licenciatura en algunos casos), habilitando al estudiante para recibir, en un área del saber, disciplina o accionar profesional, el Grado Académico de Magíster, de índole profesionalizante, una especialización, un postítulo, un diplomado, o concursar para realizar una Especialidad Médica, cuya duración, en tal caso, puede ampliarse hasta tres años.

Áreas Formativas

La segunda coordenada que contempla el CurriculumMayor son las cuatro Áreas Formativas, y comprenden las temáticas que tributan al Perfil de Egreso de cada carrera. Las actividades curriculares de cada área se organizan en asignaturas que pertenecen a las diferentes áreas del conocimiento, resguardándose un adecuado equilibrio entre ellas. Las áreas están transversalmente a lo largo de los bloques curriculares del nivel de Pregrado:

Área de Formación Específica

Integra los contenidos que se relacionan con los principios y competencias propias del ejercicio de la profesión y que conforman un continuo de actividades docentes de carácter disciplinar y profesional. Corresponde a la secuencia formativa “troncal” o medular del Plan de Estudio.

Área de Formación Básica

Comprende los principales contenidos que proveen el fundamento de las disciplinas, pudiendo constituir el soporte de los estudios propios de la profesión que posteriormente corresponde abordar.

Área de Formación General

Asocia las acciones que permiten enriquecer y potenciar las dimensiones personales del estudiante, integrando conocimientos, habilidades y actitudes, transferibles a una variedad de funciones, sin corresponder a una disciplina en particular. Es un complemento y una contextualización práctica a la formación específica.

Área de Formación en Gestión

Reúne las actividades que fortalecen las actitudes, las habilidades, los conocimientos y las técnicas que facilitan el manejo y desarrollo de la profesión, manifestándose en el espíritu emprendedor y creativo del estudiante.

El Currículum Mayor armoniza con:

  • El liderazgo y experiencia probada de la Universidad Mayor.
  • Las tendencias curriculares de prestigiosas universidades de los países desarrollados.
  • Las exigencias de estándares de calidad congruentes con los Internacionalmente aprobados.
  • Los requerimientos de la globalización del mundo laboral, económico y educativo.
  • Una educación que focaliza en las distintas dimensiones del desarrollo personal.
  • La diversidad del conocimiento y las competencias profesionales.
  • Una certificación amplia de las competencias que progresivamente se van adquiriendo.
  • Mayores opciones de grados y la facilitación para continuar al postgrado.
  • El desarrollo de una actitud de liderazgo global y emprendimiento.
  • Con programas de estudio que permiten el aprendizaje autónomo, activo y efectivo.

Curriculum Mayor

Inphographic_03-05

SEEE - Sistema de Evaluación de la Efectividad Educativa

El SEEE constituye un modelo sistémico, continuo de evaluación, que monitorea y hace un seguimiento que se aplica a todas las actividades formativas relacionadas con la educación de pregrado. Está fundamentado en el modelo curricular (CMY) y demanda el conocimiento, por cada escuela y carrera, de las características de los estudiantes que ingresan a la UM y el seguimiento de sus titulados en su vida profesional y social.

Al interior del proceso formativo se definen las estrategias metodológicas, las situaciones evaluativas e instrumentos; la evaluación y certificación de competencias en el trayecto formativo de los estudiantes; la contribución transversal de las asignaturas de cada plan de estudio al perfil de egreso declarado; y la incorporación en el bloque inicial del CMY del Sistema de Alerta Temprana (SAT). Al avanzar en el desarrollo de la carrera, las estrategias formativas y evaluativas van adquiriendo mayor rigor y especificidad, demandando mayor autonomía a los estudiantes.

El SEEE se aplica en todas las carreras con diferentes niveles de desarrollo, pero todas con avances importantes.

Sistema de Evaluación y Certificación de Competencias (SECC)

La implementación del SECC a la salida de cada bloque curricular del CMY desde 2008 constituye una evidencia significativa de los avances realizados en la gestión de calidad de los procesos de assessment del aprendizaje estudiantil.

El SECC es el proceso por el cual se determina si el estudiante actúa con pertinencia y competencia en un contexto real o simulado al término de un bloque curricular del CMY.

Existen tres instancias de evaluación y certificación: Al término del nivel inicial del CMY; al término del CMY profesional, que evalúa las competencias declaradas en el perfil de salida de la licenciatura y el perfil de egreso. Las carreras de Educación y Medicina deben evaluar los tres niveles por separado, por disposición de la CNA.

Este sistema instalado, sistematizado y de mejora continua considera en su etapa de diseño, actividades de revisión del perfil correspondiente al nivel que se desea evaluar. Del perfil se identifican las actividades clave que dan respuesta a las competencias declaradas en éste; se elabora una matriz de evaluación de competencias; una descripción evaluativa, un protocolo e instrumentos de evaluación que se aplican en situaciones reales o simuladas, dependiendo del área del conocimiento. En la evaluación de competencias del perfil de egreso participan profesionales internos, externos e integrantes de los colegios profesionales y expertos de reconocida trayectoria profesional.

Los resultados son analizados y utilizados como insumo para retroalimentar la actividad docente de las carreras y determinar acciones orientadas a mejorar el aprendizaje de los estudiantes.

Inphographic_06-06